Cosas curiosas que pasaron hace años. Monstruos marinos. Amores en el aire

Monstruos y amores

 

Monstruos marinos

He estado buscando algunas  cosas curiosas que pasaron hace muchos años. Espero, pienso, que os pueden interesar no solo porque sean de hace muchos años sino por la noticia en si. He aquí algunas de ellas:

Un buque de Dinamarca  surca el Atlántico Norte, a la altura de Islandia, un verano a principios del siglo xx. Sus tripulantes relatan que ven un gigantesco cachalote y se disponen a preparar el arpón para capturar al monstruo marino encontrado. En esos momentos pueden apreciar que el gigantesco animal comienza a efectuar extraños movimientos, gira a un lado y otro, da varias vueltas sobre si, se sumerge y  después vuelve de nuevo a la superficie, lanza agua a gran altura.

Los marineros logran, en un certero disparo, arponearlo, quedando el cachalote quieto en el agua. Al examinar al supuesto monstruo, poco después, observan que los extraños movimientos que efectuaba eran debidos a una pelea que, a la llegada del buque, mantenía con un desconocido animal pues observan que en su gigantesca cabeza hay una profunda herida de varios metros de longitud, cerca de la garganta observan también que tiene heridas profundas que parecen ser infligidas por otro gran animal marino , y terminan encontrando  un tentáculo de calamar gigante.                                              

Según comentaron entonces los marineros del norte “Estas peleas no son tan raras entre estos animales, lo difícil es presenciarlas”

Yo quiero decir que esto hace muchos años que ocurrió, afortunadamente hoy en día no sucede, o no debería suceder, los barcos no se dedican, o no deberían dedicarse en caso de que esto pudiera ocurrir, a arponear a estos especiales animales. Entiendo que deben de ser protegidos por una cuestión referida a la extinción de especies. No me gusta ver a los animales disecados en un museo. Acaso vivos y bien cuidados en un Acuario o Zoológico, pero si están, preferiblemente, sueltos en su ambiente natural, mucho mejor.

 

Amores en el aire

 

Según un periódico antiguo, ya que data del año 1904, se difundió la noticia en los EE.UU. de que había un médico que era capaz de demostrar  que el amor, como muchas de las cosas de este mundo, se debía al efecto de un bacilo el cual se encuentra esparcido por el mundo. Así, con el simple beso de una mujer, a través de su lengua, podría transmitir el microbio por el interior del cuerpo humano  hasta llegar al corazón del hombreAsí se expresaban en aquellos años.

O sea, digo yo, que entonces el amor se podría controlar, decidiendo ¿Como, donde , cuando..?       

Llama la atención que, según la noticia de esa época, la mujer sería la transmisora.

Esta claro que hoy día no ofrecería esta noticia gran credibilidad. Por otro lado hoy no se les ocurriría expresarse con los prejuicios de entonces. Pero lo que si me viene a la cabeza es que más de una vez , en las noticias actuales, he oído, o leído, que cuestiones que se supone corresponden a la mente, alma, espíritu, o como cada cual lo vea, quieren tratarlas como algo totalmente posible de manejar en un laboratorio.

Y concluyo con una frase hecha: Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa

 

 

 

 

 

Deja un comentario